Y ya estamos aquí con la segunda entrada de esta serie de dos sobre las piedras en la vesícula. Nos quedabamos en la anterior entrada revisando los cuadros clínicos. Nos quedaban dos por revisar: Coledocolitiasis y Pancreatitits biliar. También os mostraremos algunas soluciones.

Cuadros Clínicos

Coledocolitiasis


El 15% de los pacientes con colelitiasis también presenta coledocolitiasis. La litiasis en el colédoco puede ser asintomática, cursar como cólico biliar o complicarse con colangitis o pancreatitis aguda biliar.
La coledocolitiasis ocurre al pasar un cálculo a través del cístico hacia el colédoco, quedando alojado en la vía biliar provocando éstasis, dilatación del colédoco, dolor, ictericia obstructiva ( color amarillo de piel), elevación de la bilirrubina y elevación de la fosfatasa alcalina en analítica sanguínea.
Para establecer el diagnóstico la ecografía en ocasiones no será suficiente, siendo necesaria la realización de una resonancia específica de la vía biliar o colangioresonancia magnética.
El tratamiento de elección una vez confirmada la coledocolitiasis será una CPRE o colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. Esta prueba realizada por endoscopistas consiste en la limpieza del conducto biliar común mediante instrumentos que se introducen por la boca y llegan hasta la desembocadura de la vía biliar en el duodeno.
La obstrucción completa de la vía biliar común puede provocar una colangitis, cuadro muy grave producido por la infección ascendente de la vía biliar. Este cuadro presenta generalmente fiebre alta, ictericia y dolor abdominal intenso asociando en ocasiones descenso de la tensión arterial y confusión con tendencia al sueño.
Requiere un tratamiento urgente bien por CPRE, bien por Cirugía con el objetivo de eliminar la obstrucción y realizar una limpieza de la vía biliar restaurando el flujo biliar hacia el duodeno.

El tratamiento definitivo consiste en la realización de colecistectomía (extirpación de la vesícula biliar), ya que el riesgo de desarrollar síntomas continuos o complicaciones como colecistitis o pancreatitis aguda, asciende al 80% a los dos años desde la presentación inicial.

Pancreatitits biliar

La impactación de un cálculo en la ampolla de Váter dificulta el drenaje de la secreción pancreática, ocasionando un cuadro de inflamación del páncreas. La etiología biliar es la primera causa de pancreatitis aguda.
Clínicamente aparece dolor abdominal irradiado en cinturón, vómitos y en casos graves shock. Analíticamente destaca el aumento de amilasa, así como ictericia y alteración del perfil hepático. El tratamiento combina medidas de soporte con sueroterapia intensiva, tratamiento antibiótico y en aquellos casos que cursan con colangitis aguda asociada, CPRE urgente. En caso de sospecha de coledocolitiasis persistente con obstrucción de la vía biliar (dilatación de colédoco o visualización del cálculo en pruebas de imagen, ictericia o alteración persistente del perfil hepático) se debe realizar una CPRE precoz, es decir, en las primeras 72 horas desde la instauración de los síntomas. El tratamiento definitivo es la colecistectomía, que debe realizarse en las primeras 2 a 4 semanas desde el alta hospitalaria para prevenir recurrencias.

A continuación os explicamos cual es la cirugía adecuada para esta dolencia, la colecistectomía laparoscópica.

Colecistectomía Laparoscópica

La colecistectomía laparoscópica se practica rutinariamente desde finales de los años ochenta y, en la actualidad, se considera como el método de referencia para el tratamiento de la colelitiasis y la colecistitis aguda. La aparición de la cirugía por mínima invasión ha marcado pautas importantes en el campo de la medicina. Procedimientos que años atrás parecían imposibles, ahora pueden ser llevados a cabo con éxito mediante este tipo de técnica. La colecistectomía laparoscópica es la técnica de elección para el tratamiento de la colelitiasis sintomática, así como para la mayor parte de las colecistitis agudas tratadas quirúrgicamente en las primeras 48h. Es la técnica laparoscópica más realizada por los cirujanos generales como consecuencia de las ventajas que ofrece el abordaje mínimamente invasivo. Se trata de un procedimiento seguro, eficaz y que ofrece poca dificultad técnica en manos expertas, con una tasa de reconversión baja.
Las ventajas de la colecistectomía laparoscópica son: menor dolor postoperatorio, pronta reinserción laboral, menor tiempo de hospitalización, menor sangrado, disminución de adherencias postoperatorias, baja tasa de infecciones, mejor visualización por la magnificación de los órganos mediante el vídeo y mayor aceptación estética por sus pequeñas incisiones.
En nuestras clínicas te ofrecemos la primera consulta gratuita y hacemos la ecografía, análitica y estudio preoperatorio. Finalmente realizamos la operación, la colecistectomía laparoscópica y el estudio anatomopátologico.

Como siempre, en todas nuestras operaciones, realizamos un seguimiento de la evolución de la misma para mayor tranquilidad.
Contamos con financiación a través de la General (BMN).

Afiliados